Sonido binaural: el equilibrio de los oídos

Desde este blog siempre hemos tenido la intención de ayudarte con tu dolencia auditiva, y no hay mejor forma que hacerlo que proporcionándote la información adecuada. En esta ocasión hablaremos del sonido binaural como elemento clave para el equilibrio de los oídos de las personas.

El sonido binaural entre la fisiología del oído

Antes de presentarte las funciones de este elemento físico auditivo, es importante que te expliquemos un poco mejor el contexto en el que se mueve. ¿Qué nos aportará esto? Sin duda será una forma deabarcar más que una simple definición.

El sistema auditivo está compuesto primeramente por el oído externo, que a su vez se forma por el pabellón y el conducto correspondiente. El primero capta las ondas sonoras y las introduce dentro del canal del órgano, determinando así la posición y procedencia de los mismos. Seguidamente y de forma fundamental el conducto auditivo traslada estos sonidos al oído medio, pero lo hace precavidamente produciendo cerumen con la zona cartilaginosa y lubricando así la piel frente a la suciedad.

Llegamos al oído medio a través del tímpano, una membrana ubicada muy al interior del conducto y encargada de albergar el aire en una cavidad muy especial. También tiene que transmitir las vibraciones de las ondas sonoras gracias a los famosos huesos llamados martillo, yunque y estribo, en todo caso al oído interno. Tampoco podemos olvidar la utilidad de la Trompa de Eustaquio como conexión.

La zona interior del órgano de la audición está compuesta por dos partes clave: la que se encarga de oír y la que tiene propuesta mantener el equilibrio del cuerpo. El conjunto de vibraciones nombrado anteriormente tiene la finalidad de encontrarse con la cóclea, presente en el oído interno, y conseguir que se produzcan elementos químicos que se envían al cerebro, todo ello en el órgano de Corti.

El sonido binaural como elemento fundamental

Aquí entra en juego el nervio acústico, que tiene la misión de rejuntar las fibras nerviosas que redirigen a la zona cerebral los componentes bioeléctricos de Corti. Desde este punto se bifurca una gran cantidad de caminos hacia el cerebro, todos ellos encargados de fomentar la capacidad de localización, entendimiento y percepción a través de las ondas sonoras que primeramente se recogieron.

Es aquí donde el sonido binaural tiene protagonismo, pues provoca la habilidad de percibir por ambos oídos. ¿Por que necesitamos los dos? Sencillamente porque conseguimos localizarnos en el espacio, no en la inmensa medida de los demás animales, pero sí lo hacemos. Si te fijas, lo mismo sucede con los ojos, las orejas y los demás elementos que conforman nuestra fisiología: se trata de una simetría excepcional.

Por eso mismo los pacientes que han sufrido pérdida auditiva en alguno de sus oídos tienen gran dificultad en acostumbrarse a escuchar solo por uno de los mismos. Gracias al sonido binaural nuestro cerebro identifica los dos conductos auditivos y así localiza la procedencia de las ondas sonoras que percibimos continuamente. Como en todo, el cerebro es el órgano que controla la totalidad de nuestro cuerpo.

2018-12-30T17:17:22+00:00